lunes, 18 de junio de 2018

La carcoma sindical (Archipiélago Orwell)

Carlos Serra

El Mundo, 18 de junio de 2018


     Abro mi correo interno del instituto y me encuentro la propuesta de siempre por parte de los indistintos sindicatos educativos regionales (Stei, UOB, Alternativa...): rechazo unánime al remedo LOMCE del fallido ex ministro Wert. Para que luego digan que los liberados sindicales (asalariados sin horario laboral, defensores de los privilegios frente a los méritos) parasitan sin esfuerzo.

La Pau sea con vosotros



José Manuel Barquero

El Mundo, 18 de junio de 2018

CERCA DE 300.000 estudiantes en toda España se han presentado a la selectividad este mes de junio, y la semana pasada los alumnos y sus familias han conocido los resultados. A estos exámenes ahora los llaman PAU - Pruebas de Acceso a Estudios Universitarios- pero traen cualquier cosa menos paz. Tensión, nervios, pánico escénico a esas macro aulas desconocidas... no recuerdo yo en mis tiempos de bachiller tanta agonía ni tanta histeria colectiva. Encaré la pregunta sobre Nietzsche en el examen de Filosofía con la frialdad de Borg en la pista central de Wimbledon, pero también puede ser que me falle la memoria, y fuera McEnroe blandiendo un bolígrafo en la cara del profesor. El caso es que ahora se han multiplicado las opciones para elegir estudios superiores, y algunas notas de corte para acceder a los grados más demandados en las mejores facultades de España has subido a cotas himaláyicas. Vamos con otro artículo fascista, jacobino, a las órdenes de ese imperialismo rancio que se nos quiere imponer desde la España mesetaria.

martes, 5 de junio de 2018

Educación debe devolver a sus centros a los profesores que trabajan en la conselleria ejerciendo funciones administrativas.

Según datos de PLIS. Educación, por favor, 182 profesores trabajan en la conselleria de educación. De ellos, unos 90 ejercen funciones administrativas, que, según la ley, deberían ejercerse por personal de la Administración General de la CAIB


Palma,  5 de junio de 2018

sábado, 2 de junio de 2018

PLIS apoya la manifestación en Valencia a favor de la Libertad de Elección de Lengua en la enseñanza


La asociación de profesores PLIS. Educación, por favor comparte con los promotores de la manifestación HABLAMOS ESPAÑOL que el instrumento pedagógico fundamental es la lengua materna y denuncia al gobierno de Baleares, como al de Cataluña y Valencia, por imponer la inmersión obligatoria a todo el mundo por razones políticas y no pedagógicas.


Palma,  2 de junio de 2018

viernes, 1 de junio de 2018

El cartel de la Feria del Libro es un burdo homenaje al independentismo catalán.

La asociación PLIS. Educación, por favor denuncia que el cartel de la Feria del Libro manipula unos versos de Rosselló-Pòrcel para que signifiquen algo ajeno a la intención del poeta mallorquín y se conviertan, bajo el disfraz de la libertad de expresión, en una denuncia contra la prisión preventiva de los políticos catalanes presos. Además, uno de los actos centrales de la Feria es una mesa redonda sobre la libertad de expresión en la que es el invitado central el rapero condenado por amenazas de muerte, apología de terrorismo y humillación de las víctimas, Valtonyc.

Eco en Europa Press
Eco en 20 minutos
Eco en Canal4diario
Palma,  2 de junio de 2018

miércoles, 23 de mayo de 2018

PLIS lamenta que el parlamento balear no permita el castellano como lengua vehicular ni siquiera a alumnos con graves problemas de aprendizaje.

         El rechazo del Parlamento a la propuesta de Ciudadanos de que puedan estudiar en lengua materna al menos los alumnos castellanohablantes de necesidades especiales, con dificultades de aprendizaje y de lectoescritura, y los alumnos castellanohablantes  recién incorporados  significa que a nuestros gobernantes les importa mucho la ingeniería política y muy poco  las más elementales reglas de la pedagogía.

Eco en 20 minutos
Palma,  23 de mayo de 2018

lunes, 21 de mayo de 2018

El alumno-masa (Archipiélago Orwell)

Carlos Serra Martín

El Mundo, 21 de mayo de 2018



      Desde que la nueva pedagogía se propuso purgar el mal en el mundo, la enseñanza inició su particular senda hacia la sectarización y la servidumbre. Perdida la batalla de antemano, la extirpación del mal se centraría en las escuelas y en los libros con los que aleccionar a la nueva generación de niños amordazados por la bondad totalitaria de la corrección política. Las obras de Perrault, los hermanos Grimm, Mark Twain o Enid Blyton serían reescritas por censores encargados de preservar la inocencia y la inmadurez especulativa de la futura carnaza de secta partidista.

Artículo completo